3 cosas que le diría a mi yo adolescente

Categories lifestyle
11189166_1589924484602787_1522839380_n

Processed with VSCO with a5 preset

Estas, según las reglas de la armonía de los post (¿?) deberían ser cinco cosas, pero me pareció que todo se podría poner muy intenso, además si algún adolescente va a leer esto, no quiero arruinarle el regocijo de aprender de sus propios errores, que según yo, es la única manera de aprender.

1. No hay mal que dure cien años: Cuando somos adolescentes, adolecemos de todo, un vaso de agua es el Océano Pacífico y las cosas que nos lastiman, según nosotros, dolerán por siempre. No es cierto queridos, una de las pocas cosas que de verdad duelen en la vida es la muerte (porque claro, no tiene solución) y con mis cortos casi 25 años cumplidos y ya pudiendo llamarme un adulto hecho y derecho, me voy a tomar la atribución de asegurarles que hasta ese dolor un día se evapora. Se trata de muchas cosas, una de ellas es la madurez que necesitamos para asumir las cosas, aceptarlas y vivir con ello. Otra es que y aunque algunos lo acepten y otros no, todos luchamos por ser felices y la palabra felicidad no engloba en su contexto a la miseria.

2. Aún no estás viviendo los mejores años de tu vida: A menudo los padres o profesores andan detrás de uno recordándole que la época escolar es lo mejor que nos va a pasar en la vida, que luego cuando crezcamos tendremos que ser responsables, trabajar y pagar nuestra propia vida. Yo me pregunto ¿Qué puede tener de malo eso? Ser independiente, responsable de tus actos, decisiones y sus consecuencias ¿Acaso la responsabilidad es un defecto? ¿Acaso luchar en la vida por conseguir lo que uno quiere es aburrido? Para mi no ha habido nada más revelador y satisfactorio que descubrir mi vida de adulta y jamás me había sentido más libre. No me imagino una vida en la que la época escolar dure por siempre y yo no pueda descubrir y vivir toda la felicidad que vino cuando salí a conocer el mundo.

3. Tu cuerpo es un templo: Cuando somos jóvenes, aún soy joven, si, pero  tengo mucho complejo de anciana, nos creemos inmortales, lamentablemente no lo somos (a diario espero que alguien encuentre el secreto de la inmortalidad) y aunque si, las células se regeneran más rápido y son pocas las enfermedades que a uno le dan de joven, siempre debes de pensar que lo que posees no es un poco de carne y huesos, si no, un tesoro. Cuidarte y valorarte como si fueras de cristal, pues si tu no lo haces nadie más lo va a hacer. Cuidarte en todos los ámbitos, no dejes que te maltraten, no te maltrates tu mismo, engríete, date tu lugar y usa el mejor combustible para esa máquina mágica e inexplicable que posees (come sano).