3 tips para plancharte el cabello

Categories Uncategorized
c-plancha

Yo amo plancharme el cabello, no hay momento en que me sienta más fashion y glamorosa que cuando mi cabello luce largo, brillante y lacio. Lo cierto es que hay dos caras de la moneda en todo este asunto, pues para llegar a lucir así en realidad estoy sometiendo mi cabello al calor y de todas maneras quemándolo. Por eso, cuando me compré mi ultima plancha decidí que también tenía que informarme y actuar respecto al daño que produce.

1. AL ELEGIR LA PLANCHA: Realmente este es un paso importante, yo me he pasado la mayoría de mi adolescencia buscando un plancha que me deje como me dejaban en la peluquería cada vez que iba a un quinceañero y no lo logré hasta hace unos pocos meses con más de 20 años por fin encontré la plancha perfecta. Investigué al respecto, invertí un poco más de lo común y por supuesto como mi obsesión por las planchas de peluquería no iba a morir jamás, elegí una de las marcas más famosas de salón: Remington.
El proceso de plancharnos el cabello es algo sumamente simple, por eso no voy a ahondar en ello. Por mucho tiempo pensé que había una técnica japonesa (?) en la forma en que lo hacían ya que a mi me quedaba la cabellera como escoba vieja, esponjosa e inmensa. Luego pase a descubrir que solo necesitamos una buena plancha.

2. PRE: En este punto tengo dos consejos para darles, el primero es que no se planchen el mismo día que lavan su cabello, ya saben que dicen que no es bueno lavarlo todos los días, pues el día que no toque lavarlo, ese día plánchenlo, básicamente porque el cabello recién lavado se esponja y aunque estemos horas pasando por la misma zona no va a quedar tan liso como quisiéramos. El segundo consejo y tal vez más importante es que usen protector de calor, ahora lo podemos encontrar en cualquier tienda de belleza o farmacia. No importa la marca, apliquen antes de planchar y si es posible en lugar de aplicar de manera general, por cada mechón seccionado que usemos.

3. POST: Es fácil olvidarnos después de cuidar el cabello, pues probablemente nos metemos a la ducha, desaparece el laceado y con el su historia. No, no es así de simple. El cabello aunque no se note (aún) ya está maltratado y lo que yo hago es tener un aceite de uso diario (coco o argan) que de paso le da un brillo y aroma espectacular al cabello; además, una vez por semana me hago una mascarilla capilar. No es necesario comprar productos llenos de químicos y gastar millones en los salones de belleza mientras nos venden el cuento del cabello nutrido, la realidad es que no hay nada mejor que lo natural, hay mascarillas de palta, de mayonesa y de aceite de oliva al alcance de un click para todas nosotras.